enero 29, 2015

SUPERANDO LA MUERTE DE UN SER QUERIDO (UNA HISTORIA PARA REFLEXIONAR)‏

Muerte de un ser querido
Derechos de imagen:©Pixabay
Un día caminaba una pequeña niña de 7 años junto a su madre, tomándole la mano dió un pequeño jalón y le pregunto:

- Mami, ¿que es la vida?

Su madre con mucho cariño le respondió:

- Hija la vida es lo que hace que te muevas, que respires y que puedas caminar hoy junto a mí.

La niña con ojos brillantes le dice emocionada:

- ¡La vida es muy bonita!

Después de un rato más caminando y de su madre haber olvidado la ocurrente pregunta de su pequeña, la niña nuevamente aprieta la mano de su madre y da un jalón:

-Mami, ¿y la muerte? ¿Que es la muerte?

Su madre consternada y algo triste la mira, se detiene un momento y tocándole tiernamente la mejilla le dice:

- Hija la muerte es otro tipo de vida, es cuando ya no puedes caminar junto a los que quieres y ellos no te pueden ver, pero cuando mueres una parte de ti se queda con todas las personas que quieres y sigues estando con ellas, solo que ya no está tu cuerpo.

La niña sin comprender bien lo que le decía su madre le contesta llena de incertidumbre:

- Entonces, ¿por qué siempre lloras cuando dicen que me muero?

Su mama conteniéndose el llanto le responde sonriendo:

- Mi niña bella, cuando lloramos por alguien es porque lo queremos mucho, cuando una persona se muere ya no tiene cuerpo y se va a otro lugar, para que no se pierda las personas que mas la quisieron lloran, así las puede escuchar y las puede encontrar.

- ¿Como si jugaras a las escondidas? -dice la inocente niña-.

- Si mi amor, y las personas que mueren dejan un pedacito de si a quienes más lo amaron, y quienes más lo amaron son quienes más lo lloran cuando se muere, solo que yo no quiero un pedacito tuyo, yo lo quiero todo.

La madre abraza a su niña, la carga en brazos y sigue caminando abrazándola muy fuerte.

- Mamita... -dice la niña un poco triste- cuando yo me muera no quiero que llores, yo ya sé que me quieres mucho, así que cuando me vaya no me voy a perder, me voy a esconder en tu corazón completita, si lloras yo también voy a llorar y cuando lloro me cuesta mucho ver bien, se me llenan de agua los ojos y si me quedo ciega no voy a poder encontrarte nunca, así que mejor no llores.

La madre se quedo en silencio sin contestar, sintiendo una tristeza muy grande que no quería expresar.

- Además -sigue diciendo la pequeña- si lloras tanto por mi se te van a acabar las lagrimas y después si se muere alguien más? Ya no vas a tener más lagrimas para nadie y muchas personas se van a perder, por mi no hace falta que llores no quiero que otras personas se pierdan por mi culpa.

La madre continuo en silencio, estaba un tanto aliviada de que su hija viera la muerte como algo tan diferente a lo que realmente era para ella.

- Mamita...

-Dime querida.

- Yo pensé que la muerte era cuando ya descansabas de tanto trabajar, ir a la escuela, enfermarte y hacer lo mismo todos los días, como cuando se murió mi gato, yo pensé que ya se había cansado de ser gato y que mi abuelita se había cansado de ser viejita y estar arrugadita.

Entonces la madre de la niña comenzó a entender porque su hija le había preguntado sobre la vida y la muerte, para ella vivir era como un trabajo y morir era descansar de tanto trabajar.

Una semana después la niña finalmente murió, tenia cáncer terminal, cuando estaba cerca de cerrar los ojos vio a su madre con ganas de llorar y le dijo:

- Mamita por favor déjame descansar no trates de quedarte con ningún pedacito mío que después no voy a poder dormir en paz.

Cuando perdemos a un ser querido nos sumergimos en un mar de dolor y olvidamos que todos tenemos derecho a terminar nuestras vidas en paz y a descansar de nuestra vida terrenal.
Justamente por esto es que no somos eternos, porque nuestra alma se agotaría, se agobiaría y la muerte es el descanso que nos damos antes las enfermedades y el peligro.

El mundo está lleno de cosas que pueden extinguir nuestra vida, la decadencia social, personas peligrosas, incluso la tierra está cansada y produce tempestades y desastres naturales, cuando morimos descansamos de luchar contra todos estos peligros y somos libres de tener que intentar vivir por sobre nuestra mortalidad, ya que cada día que pasa nos enfrentamos a millones de posibles causas de muerte y aquellos que han muerto están descansando de tener que luchar contra todas estas posibilidades.

Por supuesto que la muerte de un ser querido debe dolernos, sin embargo si tenemos presente el derecho a la mortalidad de nuestros seres queridos su partida será una despedida y no significara la muerte de nuestras propias almas, un largo adiós donde extrañarlos y recordarlos más que un tristeza será una conmemoración de lo que fueron.

Te aseguro que he escrito este post con mucho cariño y esperando poder ayudar a muchas personas ♥ así que si te ayudó y te ha gustado compártelo y siéntete libre de dejarme un comentario, quiero saber tu opinión.

YJMDG 
No hay comentarios: